Machu Picchu cierra sus puertas ante la nueva ola del coronavirus

El gobierno peruano presentó nuevas medidas para frenar la segunda ola del coronavirus afectando a los principales atractivos turísticos del país.

El nuevo confinamiento decretado en nueve de las veinticinco regiones del país por parte del Gobierno, dejó a la ciudadela inca de Machu Picchu, la atracción turística más importante de Perú, sin visitantes. Si bien, la región en Cusco está en el nivel de alerta denominado “Muy alto” lo que implica que las restricciones no incluye el confinamiento, si establece el cierre del parque arqueológico junto a otros sitios turísticos y áreas naturales del país.

La medida tomada ante la segunda ola de contagio de coronavirus presenta un retroceso en la reactivación turística que desarrollaba el país a finales del caótico 2020 que, pese a la ausencia de visitantes extranjeros, había logrado iniciar su recuperación con el turismo nacional.

Cabe destacar que Machu Picchu había reabierto sus puertas en el mes de noviembre, después de permanecer cerrado la mayor parte del año. Apenas 675 personas, solo el 30% de la capacidad total, fueron las que tuvieron la oportunidad de ingresar a la ciudadela de manera gratuita, previa inscripción en la página oficial del sitio arqueológico hasta el 31 de diciembre del 2020.

Por otro lado, el confinamiento estricto afecta el departamento de Ica, donde se encuentran las Líneas de Nazca y otras áreas naturales protegidas, por lo que, está suspendida cualquier actividad que no sea esencial.

La medida se mantendrá hasta el 14 de febrero, fecha en la que se evaluará la condición sanitaria de cada región en particular y del país en general. Aquellos que no acaten dicha medida, serán multados por un valor que ronda los US$25 a US$120.

Contenido Relacionado